A Travellerspoint blog

Delta del Mekong

storm 30 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

La siguiente parada en nuestra ruta por tierras vietnamitas nos llevó hasta el famoso delta del río Mekong, donde pasamos un par de días alucinando con la forma de vida de los habitantes de esta húmeda región del país. Tras una larga mañana de transportes diversos, pues amanecimos en Hoi An, a más de 1.000 kilómetros de distancia, llegamos a la principal ciudad de la zona, Can Tho. Allí nos esperaba nuestro guía Han, que subió a Juanfran a su moto y apañó un minibus para que nos llevase a Elena y a mí hasta el pueblo donde pasaríamos la noche. Sin embargo, no comenzamos demasiado bien nuestras andanzas por el delta, pues el autobús nos dejó en el sitio equivocado y no teníamos ni idea de dónde se suponía que teníamos que ir. No obstante, fuimos la atracción del día en nuestra espera en mitad de la carretera con todas las mochilas e hicimos varios amigos, que se ofrecieron a echarnos una mano y a darnos cobijo cuando empezó a llover. Ya nos veíamos pidiendo también alojamiento, cuando, por fin, nos encontraron y logramos llegar hasta la casa rural.

AE6C701F2219AC681788D49106BC17B5.jpg

Esa misma tarde cogimos unas bicis y recorrimos el pequeño pueblo a base de pedal, mientras los niños con los que nos cruzamos nos saludaban efusivamente. Así, recorrimos las estrechas calles asfaltadas (cabían un par de motos como mucho) que discurrían paralelas al río con casas bajas y pequeños comercios a ambos lados. Los frecuentes afluentes del río se salvaban con puentes de diferentes calidades, algunos eran de hormigón, mientras que otros estaban construidos en madera y daban un poco de miedo. En todo caso, pudimos comprobar cómo la vida discurre lentamente con el río como referencia principal. En sus aguas se lava la gente y su ropa, y allí tiran toda su basura, una visión bastante sorprendente teniendo en cuenta su dependencia del río.

P1050762.jpgP1050752.jpg

A la mañana siguiente, a primera hora ya estábamos instalados en el pequeño bote que nos llevaría a explorar el Mekong. Tras pasar por zonas verdísimas que parecían deshabitadas y otras llenas de casas en la misma orilla, llegamos a la primera parada del día: el mercado flotante del delta.

P1050854.jpgSAM_4830.jpg

El concepto es sencillo, los barcos se colocan en mitad del río con su mercancía, que publicitan insertando una muestra de las frutas y verduras que venden en un inmenso mástil. Así, los compradores saben a qué barcos dirigirse. Además, los vendedores se suelen agrupar por tipo de mercancía y, de esta manera, los barcos con patatas están en una zona del río, los que venden coles en otra y así con los diferentes productos, que traen desde las plantaciones situadas a lo largo del río. En muchos casos, eso implica varios días de viaje por el Mekong y por este motivo, las familias suelen vivir en los barcos. Por otro lado, los compradores se acercan en barcas mucho más pequeñas.

SAM_4843.jpgP1050796.jpgSAM_4857.jpg

Nosotros también hicimos una pequeña incursión en el mundo de las compras del delta y adquirimos unas deliciosas piñas, que nos pelaron y cortaron allí mismo, de tal modo que nos quedaron como si fueran unos enormes chupa-chups naturales. El mercado flotante nos resultó muy curioso, aunque esperábamos un poco más de movimiento.

AE71A69D2219AC68174E7F62CA194D5E.jpg P1050808.jpg

Después de las compras, nos dirigimos a tierra firme o eso creíamos porque las calles estaban completamente inundadas y nos tuvimos que remangar los pantalones para llegar hasta la fábrica de fideos a la que nos dirigíamos. Por fin íbamos a descubrir cómo se hacían los fideos de arroz que habían constituido nuestra dieta principal desde la llegada a este país.

P1050814.jpg

Se trataba de una fábrica familiar que se encontraba en la parte de atrás de una casa particular y donde prácticamente todo el proceso se hacía de manera manual. Las condiciones higiénicas dejaban mucho que desear, nada de guantes o rejillas para el pelo y con las planchas de pasta de arroz secándose en un jardín lleno de gallinas. Aún así, resultó interesante ver cómo el arroz se transforma en unos sencillos pasos en unos deliciosos fideos.

P1050819.jpgP1050821.jpg

La siguiente parada fue en un vivero a la orilla del río, donde las mujeres de toda una familia se deslomaban para conseguir unos ingresos extra. El trabajo manual era incesante: colocar la tierra con abono en cada uno de los pequeños tiestos, luego introducir las semillas y encargarse de que creciesen correctamente, separando las que no eran apropiadas hasta conseguir una planta lo suficientemente grande para poder ser vendida a los agricultores. En fin, sin palabras.

P1050830.jpgP1050835.jpg

En nuestro recorrido por el río también visitamos uno de los innumerables campos de arroz que se cultivan en la región, de los que se obtiene la nada despreciable cantidad de 3 cosechas anuales. Se trata de una de las zonas más fértiles del mundo. Tras ver el cultivo de arroz nos dirigimos a una de las fábricas de arroz en las que se procesa toda la producción. No había visto tantas telarañas en mi vida, lo que no impidió que esa misma tarde me comiese un abundante plato de arroz.

P1050858.jpgP1050849.jpg

El delta del Mekong resulta interesante por la forma de vida de la gente que ha organizado su existencia en torno a este caudaloso río. Fue una visita en la que aprendimos muchas cosas. Pinchando aquí podéis ver todas las fotos de este interesante lugar.

Posted by gacela 02:18 Archived in Vietnam Tagged rios arrozales

Email this entryFacebookStumbleUponRedditDel.icio.usIloho

Table of contents

Comments

Aqui esta la prueba de los nos contaste sobre el mundo telarañas, jajaja, pero que rico esta luego todo , ¿verdad?

by sopa

Pues sí, yo creo que a lo mejor las telas de araña le dan un toque especial al arroz ;-)

by gacela

Comments on this blog entry are now closed to non-Travellerspoint members. You can still leave a comment if you are a member of Travellerspoint.

Enter your Travellerspoint login details below

( What's this? )

If you aren't a member of Travellerspoint yet, you can join for free.

Join Travellerspoint