A Travellerspoint blog

Tierras altas centrales

Recorrido motero por las montañas vietnamitas

sunny 25 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Las carreteras que llevan a los pueblos desperdigados por las tierras altas centrales vietnamitas son ideales para recorrer con calma mientras disfrutas del paisaje, así que, en esta ocasión, me di un lujo y contraté a un motero (aquí se autodenominan easyriders, que suena mucho más guay) para que me llevase hasta el corazón mismo de esta zona del país.

SAM_5081.jpg

De esta manera, durante 2 días condujimos por la denominada Ruta de Ho Chi Minh (también conocida como la Carretera de Hanoi a la victoria), llamada así porque se utilizó como vía de comunicación y abastecimiento entre Vietnam del Norte y sus guerrilleros del Viet Cong infiltrados en el Sur. Ahora la carretera está asfaltada y, afortunadamente, la guerra prácticamente olvidada, pero los paisajes siguen siendo imponentes y los pueblos nada tienen que ver con las grandes ciudades costeras.

SAM_5056.jpgSAM_5084.jpg

Además de los paisajes, aprendí mucho sobre la economía local, donde el café y la pimienta (la planta es la de la foto de abajo) suponen una importante fuente de ingresos. Además, la exportación de flores tiene cada vez un papel más relevante. Los resultados de esta pujante economía agrícola se ven claramente en los innumerables chalets de nueva construcción que salpican las carreteras rurales.

SAM_5184.jpgSAM_5008.jpg

A lo largo del camino también encontramos tiempo para visitar a algunos artesanos, que todavía fabrican de manera manual las cosas más diversas. Me quedé alucinada con la velocidad con la que un señor hacía escobas. El pobre sufría cada vez más con la competencia de las fábricas de escobas, que ofrecían otros materiales y una presentación más vistosa del producto. Por otro lado, el maestro de los tambores tenía asegurada su profesión porque la acústica de sus productos era incomparable, en una técnica secreta que pasaba de padres a hijos.

SAM_5010.jpgSAM_5209.jpg

También visitamos algunas fábricas, como ésta de ladrillos. Pillamos a los esqueléticos trabajadores en un descanso ocasionado por un corte de luz, pero en general trabajaban a un ritmo frenético, en el que la máquina de hacer ladrillos no paraba de sacar mercancía y no podían parar ni un segundo. Unos alimentando a la máquina con arcilla y otros sacando los ladrillos de la cinta transportadora para hacer hueco a los siguientes.

SAM_5169.jpgSAM_5174.jpg

Aunque ya había visto en otras ocasiones fábricas de seda, esta vez mi experiencia fue más allá y probé un gusano de seda cocido. El proceso para obtener la seda incluye sumergir el capullo en agua hirviendo para poder separar los hilos de seda. Una vez despojado de su preciada cubierta, los gusanos ya no tienen más utilidad, así que las trabajadoras de la fábrica los colocan encima de las tuberías para mantenerlos calientes y, así, comérselos a modo de snack, consiguiendo un importante extra de proteína en su dieta. A simple vista, no me pareció que fuera a ser muy sabroso, pero me sorprendió al comérmelo, ya que estaba muy rico! De hecho, me comí otro y paré porque me daba vergüenza zamparme el sustento de una sufrida trabajadora.

SAM_5017.jpgSAM_5018.jpgSAM_5019.jpg

Durante estos 2 intensos días pasamos por montañas, valles, lagos, pueblos grandes y pequeños y en todas partes los niños nos saludaban entusiasmados y los adultos nos miraban un tanto extrañados. Supongo que no es muy normal en estas latitudes ver una moto más grande que un scooter, en la que además hay una guiri en el asiento de atrás y una mochila enorme.

173F599D2219AC681728CDF44BCABEAC.jpgSAM_5148.jpg

Por suerte, el tiempo nos acompañó en nuestro recorrido y el sol lució todo el rato, así que mi única queja fue el dolor de culo y de piernas que supuso pasar tanto tiempo subida a una moto. Y eso que nos deteníamos cada dos por tres, cualquier excusa era buena: explorar unas cascadas, ver templos, monasterios y, en definitiva, visitar todo lo que había de interés por el camino.

SAM_5029.jpgSAM_5204.jpgSAM_5000.jpg

Una de estas paradas, en este caso mini-parada, fue junto a uno de los lagos formados por las numerosas presas que controlan el caudal de los ríos de la región. Lo curioso de este sitio es que había gente instalada en mitad del lago. A falta de otro sitio donde vivir, se habían construido sus casas en el agua y allí sobrevivían sin electricidad ni ningún otro tipo de comodidad.

SAM_5102.jpg173A8BB12219AC681787F702D97AE86C.jpg

Por otro lado, gracias a mi guía-conductor conocí a varias familias de minorías étnicas, cuya forma de vida no dejó de sorprenderme. El primer día, pasamos un rato con una extraña familia, en la que unos 10 niños correteaban de un lado a otro mientras las mujeres preparaban la comida y se dedicaban a otras actividades domésticas. Uno de ellos no tenía los mismos rasgos físicos que los demás y cuando preguntamos nos contaron que se lo habían encontrado solo en el mercado de un pueblo cercano unos días atrás y habían decidido llevárselo con ellos. En fin, una historia cuando menos curiosa, que no sé si acabaría con final feliz, aunque el niño parecía contentísimo jugando con sus nuevos hermanos.

En otra ocasión, visitamos a una familia encantadora en su hogar. Pasamos un buen rato charlando, momento que aprovecharon vecinos y familiares para acercarse a ver qué se cocía en esta humilde casa. La cabaña constaba de una única habitación, en la que había una pequeña cocina en un rincón y una cama de matrimonio con un televisor en el otro. Los hijos mayores de la familia estaban en el colegio, mientras que el más pequeño padecía una enfermedad que no sabían realmente qué era porque no disponían del dinero necesario para llevarlo al médico y se pasaba el día durmiendo. Una verdadera pena.

SAM_5136.jpgSAM_5127.jpgSAM_5132.jpg

Por desgracia, mi presupuesto no me permitió contar con mi motero durante todo el recorrido por esta zona de Vietnam, así que el último tramo de carretera la hice en autobús, con mucho menos glamour, pero disfrutando de todas maneras de unos paisajes preciosos. Además, esta independencia me permitió pasar tiempo en un par de pequeñas ciudades muy interesantes, donde las minorías étnicas constituyen una parte importante de la población.

SAM_5210.jpgSAM_5218.jpg

Concretamente, en Kon Tum había un par de pueblos casi anexionados a la ciudad, en los que vivían etnias no vietnamitas. No me resultó demasiado fácil distinguir a las diferentes etnias, ya que todo el mundo viste de manera occidental. Sin embargo el contraste en formas de vida y nivel económico entre la ciudad poblada principalmente por vietnamitas y los pueblos me resultó algo sorprendente, ya que la ciudad contaba con sus edificios bien cuidados y sus calles comerciales y sólo unos metros más allá era como transportarse a una zona completamente rural, donde no tenían ni agua corriente. De hecho, estuve un buen rato en la fuente del pueblo viendo a las mujeres y niñas lavarse y recoger agua (la cantidad de kilos que cargaban a la espalda me dejó sin habla). Creo que muchas se preguntaban qué demonios hacía yo allí y algunas hasta me invitaron a seguir sus pasos y darme un baño.

SAM_5220.jpgSAM_5224.jpgB28ED0802219AC681753D5A9DD5034FA.jpg

Por otro lado, la gente en toda esta región de Vietnam me resultó extremadamente amable. A pesar de los evidentes problemas de comunicación, pues prácticamente nadie hablaba inglés, cada vez que me sentaba en una terraza era el centro de atención y todo el mundo se esforzaba para que estuviese a gusto.

En definitiva, mis días con el easyrider fueron toda una experiencia que difícilmente hubiese podido hacer por mi cuenta y gracias a la cual conocí un poquito más la cultura y las costumbres vietnamitas. Y mis días en solitario por las altas tierras centrales también fueron toda una aventura, en los que me reafirmé en mi convicción de que no es necesario hablar el mismo idioma para entenderse.

Posted by gacela 10.02.2013 08:00 Archived in Vietnam Tagged paisajes cascadas

Email this entryFacebookStumbleUponRedditDel.icio.usIloho

Table of contents

Be the first to comment on this entry.

Comments on this blog entry are now closed to non-Travellerspoint members. You can still leave a comment if you are a member of Travellerspoint.

Enter your Travellerspoint login details below

( What's this? )

If you aren't a member of Travellerspoint yet, you can join for free.

Join Travellerspoint