A Travellerspoint blog

Pakse

Y unos días atrapada por el monzón

rain 25 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Me despedí de Vientiane bajo la lluvia y puse rumbo a Tha Khaek, a unas 5 horas de autobús hacia el sur, con el objetivo de alquilar una moto y hacer un recorrido de varios días por una región llena de cuevas y pueblitos poco o nada turísticos. Sin embargo, mis intenciones se vieron completamente frustradas por el monzón. No exagero cuando digo que no paró de llover ni un momento durante toda mi estancia. Ya no sabía qué hacer encerrada en el albergue porque ni siquiera era posible apuntarse a alguna excursión organizada, ya que el nivel de agua en las cuevas era demasiado elevado. Eso sí, fueron unos días muy sociales, pues todos los mochileros nos pasábamos el día en el porche viendo caer el agua. Al cuarto día de lluvia seguido decidí que no tenía sentido seguir esperando al buen tiempo y continúe mi ruta hacia el sur, que me llevó hasta Pakse, la capital de la provincia más meridional de Laos.

Pakse-003.jpg

No puedo decir que la lluvia me abandonase en mi visita a esta zona del país (de hecho, me calé hasta los huesos nada más llegar), pero, por lo menos, me dio algún que otro respiro, que aproveché para visitar los lugares más interesantes. Desde mi llegada a Laos tenía en mente aprender a conducir una scooter semi-automática (con marchas, pero sin embrague), que son las que utiliza la mayoría de la gente en esta parte del mundo, y una de éstas fue la que alquilé para recorrer la región. Además de tener que cambiar las marchas con el pie izquierdo, lo que más me descolocó fue que el freno trasero se encontraba en el pie derecho. Al principio fue un poco raro, a lo que no ayudó la locura del tráfico y el estado de las carreteras, pero enseguida le cogí el tranquillo y me lancé a explorar.

Pakse-070.jpg

El primer destino fueron las increíbles ruinas de Wat Phou Champasak, un complejo religioso construido por el imperio jemer entre los siglos XI y XIII. El lugar está cubierto de una frondosa vegetación, lo que, unido a que apenas hay visitantes, hace que te sientas un poco como Indiana Jones. La entrada al complejo se hace a través de una avenida con estatuas de serpientes a modo de columnas en los lados, que te llevan hasta los 2 primeros templos, de los que sólo se conservan las paredes y unos frisos reconstruidos.

Pakse-009.jpgPakse-013.jpg

El camino continúa colina arriba por unas escaleras de piedra que dan la sensación de llevar allí también mil años. A ambos lados de la escalinata se encuentran pequeños templos y figuras de Buda en piedra, donde la gente local hace las ofrendas habituales (incienso, arroz, fruta,...). Por su parte, en lo alto de la colina hay un templo con unos bajorrelieves preciosos y una fuente sagrada. Se supone que este agua lo cura todo, pero yo decidí que era mejor no probarla. Por otro lado, las vistas desde arriba no podían ser mejores. En todo caso, este sitio me pareció una verdadera pasada y si no hubiera sido por la lluvia, me hubiese quedado allí todo el día.

Pakse-053.jpgPakse-037.jpgPakse-044.jpg

El resto de mi exploración por los alrededores de Pakse no resultó tan productiva, pero igualmente me lo pasé bien conduciendo mi motillo de un lado a otro. Aunque todavía no he descubierto a quién se le ocurrió poner rotondas en este país, ya que no existen los cedas el paso y cada salida de la rotonda es como un cruce, en el que prevalece la ley del más fuerte. A pesar de las rotondas, llegué hasta un monasterio en lo alto de una colina, donde los monjes me miraban con cara extrañada. Los edificios y el templo no eran nada especial, pero el esfuerzo de subir cientos de escaleras fue recompensado con unas bonitas vistas. Otro día fui a visitar unas cascadas, pero una intensa niebla sólo me permitió escuchar el atronador ruido del agua cayendo desde varios metros de altura. Eso sí, el sitio tenía pinta de ser precioso.

Pakse-061.jpgPakse-067.jpg

Esta parte menos turística de Laos me resultó muy agradable, aunque las lluvias no me permitieron disfrutarla como me hubiera gustado. Resulta casi imposible viajar durante meses evitando siempre la época de lluvias, ya que al final, el monzón te atrapa y, tengo que decir, que no es lo más apropiado para viajar. En todo caso, ya sólo me quedaba una parada en Laos, en la que visité las denominadas 1.000 islas.

Posted by gacela 04:06 Archived in Laos Tagged paisajes ruínas

Email this entryFacebookStumbleUpon

Table of contents

Be the first to comment on this entry.

Comments on this blog entry are now closed to non-Travellerspoint members. You can still leave a comment if you are a member of Travellerspoint.

Enter your Travellerspoint login details below

( What's this? )

If you aren't a member of Travellerspoint yet, you can join for free.

Join Travellerspoint