A Travellerspoint blog

Pai

Reducto hippie en las montañas tailandesas

storm 30 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Mi segunda parada en tierras tailandesas me llevó hasta el pequeño pueblo de Pai, un lugar que ha sido literalmente absorbido por la infinidad de mochileros que vienen hasta aquí y por los hippies que parecen vivir de manera permanente. La reducida calle principal es una sucesión de restaurantes, alojamientos, agencias de tours y tiendas de souvenirs, a los que, por la noche, se añaden los puestos ambulantes de un mercadillo. La verdad es que me esperaba otra cosa y me decepcionó un poco, ya que me pareció un lugar sin ninguna personalidad, que no era muy diferente de cualquier otro sitio súper-turístico del mundo. Eso sí, Pai se encuentra en una localización privilegiada y sus alrededores son dignos de visitar. La mejor manera de hacerlo es con dos ruedas, así que alquilé una scooter varios días y me dispuse a explorar la zona.

Pai-013.jpgPai-024.jpgPai-070.jpg

La única pega de la moto fue la lluvia, ya que a lo largo del día caían varios chaparrones (no en vano, era pleno monzón). Conducir bajo la lluvia es un auténtico coñazo, así que cada vez que empezaba a llover yo paraba y me refugiaba en el primer techado que se cruzaba en mi camino. A pesar de las continuas paradas, me dio tiempo a visitar sitios interesantes y alejarme de las multitudes. La carretera que salía de Pai ya era de por sí impresionante, pues se atravesaban colinas verdísimas. Uno de los lugares que más me gustó de la zona fue una cueva, que sólo se podía visitar con guía y donde una balsa de bambú te acercaba hasta las distintas cavidades a través de un riachuelo oscuro.

Pai-026.jpgPai-031.jpg

La guía nos llevaba con un farol de gas que además de iluminar hacía un ruido fantasmagórico, muy apropiado para el lugar en el que nos hallábamos, pues en una de las cuevas se habían encontrado unos sarcófagos de madera. Además, entre las estalactitas y estalagmitas habitaban unas arañas enormes, con unas patas kilométricas. En definitiva, fue una excursión muy entretenida.

Pai-032.jpg

Para culminar mi visita a esta zona de Tailandia, me apunté a una expedición de rafting de 2 días. El río no llevaba demasiada agua, así que apenas había rápidos y los que había no eran muy movidos. Sin embargo, el capitán se esmeró para que el trayecto fuera lo más divertido posible y las vistas desde el agua fueron increíbles. Estábamos en mitad de la selva, rodeados de una vegetación exuberante y hasta tuvimos la ocasión de ver una serpiente pitón colgando de una rama sobre el río.

Pai-052.jpgPai-059.jpg

Dormimos esa noche en un campamento junto al río, con el ruido del agua y de los bichos del lugar como única compañía. Como no podía ser de otra manera, la cena nos supo a gloria y pasamos la noche charlando y jugando a las cartas a la luz de las velas. A la mañana siguiente retomamos la balsa y salvo un palazo en la jeta que me llevé de una de mis compañeras de embarcación, llegamos a nuestro destino sin más contratiempos, aunque con los brazos un poco doloridos de tanto remar.

Y de esta manera terminé mis aventuras en Pai y puse rumbo a Chiang Rai, una interesante ciudad en el norte del país de la que os contaré en el próximo post.

Posted by gacela 11:39 Archived in Thailand Tagged rios cuevas paisajes Comments (0)

Chiang Mai

Vuelta a Tailandia

sunny 35 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Después de unas increíbles 4 semanas en Myanmar, llegó el momento de visitar uno de los países más turísticos, a la vez que más desarrollados, de todo el Sudeste Asiático: Tailandia. Las diferencias entre un país y otro son tan abismales que, a pesar de ser vecinos y de que el vuelo apenas duró una hora, me pareció haberme trasladado a otra galaxia. Salí del aeropuerto y la perfecta calle asfaltada estaba llena de coches, había 2 o 3 carriles en cada sentido y la persona que me indicó que el tren que quería coger estaba lleno, hablaba inglés mejor que yo. Supongo que todo es cuestión de perspectiva, ya que la primera vez que visité Bangkok, hace ya más de 7 años, me pareció la ciudad más caótica en la que había estado nunca y ahora no puedo más que sentir que es uno de los lugares más civilizados del mundo (o, por lo menos, de esta parte del mundo). En todo caso, no pasé más que unas horas en Bangkok, ya que esa misma noche cogí un estupendo autobús nocturno a Chiang Mai, la ciudad más importante del norte del país.

El choque cultural continuó a mi llegada a Chiang Mai, ya que mientras esperaba a que me asignaran una habitación en el albergue y a reencontrarme con Kate (la mochilera inglesa con la que había viajado semanas atrás), pude apreciar cuán diferente es el turismo en este país. Para empezar, en ese par de horas de espera, vi más extranjeros que en todo un mes en Myanmar. Además, la mayoría eran veinteañeros en busca de fiesta, un grupo en el que no me encuentro especialmente integrada. Para terminar, el código de vestimenta no podría ser más diferente. En Tailandia no eres nadie si no vas con mini-pantalones y escotadas camisetas de tirantes y yo acababa de pasar más de 4 meses en países donde enseñar un hombro o una rodilla es considerado poco decoroso, no había visto tanta carne en meses. Eso sí, para visitar los numerosos templos budistas de la ciudad hay que taparse un poco.

Chiang_Mai-011.jpgChiang_Mai-023.jpg

Chiang Mai fue la capital del reino de Lanna allá por el año 1.300 y en esa época se construyó la ciudad amurallada que en la actualidad constituye el centro histórico y donde se encuentran la mayoría de templos. Hay templos de diferentes estilos (en madera de teca, con dragones decorativos y estupas doradas,...), pero lo que más me impresionaron fueron las estatuas extremadamente realistas de maestros budistas. De hecho, la primera vez que las vi, me pareció que estaba frente a un grupo de monjes de verdad.

Chiang_Mai-025.jpgChiang_Mai-019.jpg

A pesar de los cientos de templos parecidos que he visto durante mi viaje, desafié al agobiante calor y también visité los más importantes de Chiang Mai. Aquí resulta sencillo entablar conversación con monjes y novicios (muchos están deseando practicar su inglés), que destacan con sus coloridas túnicas naranja fosforito.

Chiang_Mai-036.jpgChiang_Mai-032.jpgChiang_Mai-038.jpg

La ciudad es famosa, entre otras cosas, por su excelente gastronomía, así que no desaproveché la oportunidad de hacer un curso de cocina. Nos pasamos todo el día aprendiendo sobre los ingredientes y la forma de cocinar tailandesa, primero visitando el mercado de la ciudad y luego poniéndonos manos a la obra. Hay que ver lo sencillo que resulta cocinar cuando te dan todas las instrucciones y tienes a alguien que te va guiando. Los distintos platos quedaron deliciosos y no recuerdo haber comido tanto en muchísimo tiempo.

Chiang_Mai-056.jpgChiang_Mai-059.jpg

Otro día decidí alejarme de las hordas de turistas y explorar los alrededores de la ciudad, para lo que alquilé un scooter y tiré millas. A pesar de las buenas carreteras, salir de Chiang Mai resultó un poco estresante porque había un intenso tráfico. Sin embargo, en el momento en el que dejé a un lado la carretera principal, comencé a disfrutar de unas vistas increíbles subiendo y bajando por las verdes colinas de la región. Por el camino, hice una parada en un parque natural junto a un río, en el que las pequeñas caídas de agua hacían las delicias de las personas que estaban allí disfrutando de una mañana de picnic.

Chiang_Mai-082.jpgChiang_Mai-062.jpg

De vuelta a Chiang Mai, aproveché las dos ruedas para visitar el templo más famoso de la ciudad, Wat Phrathat Doi Suthep. Localizado en lo alto de una colina, el camino ofrece una panorámica inmejorable de la ciudad, aunque resulta necesario conducir con cuidado por las continuas curvas y las numerosas furgonetas que llevan a los turistas hasta allí. Con tanto cuidado iba yo en mi pequeño ciclomotor que hasta una bicicleta me adelantó a toda velocidad en la bajada (triste, pero cierto).

Chiang_Mai-088.jpg

Este templo construido en el 1.383 no me pareció nada especial. Cuenta con la típica estupa dorada de los templos budistas, un mural mostrando las enseñanzas de Buda y muchas cajas para donativos. Lo mejor es que puedes decidir a qué se va a dedicar el dinero que das, basta con poner la pasta en el cajetín adecuado. Aunque, por lo que parece, algunas buenas acciones son sólo para tailandeses porque no existe traducción al inglés.

Chiang_Mai-091.jpgChiang_Mai-092.jpg

Y así terminé mi visita a Chiang Mai, una interesante ciudad, aunque demasiado turística para mi gusto. La siguiente parada sería en un pueblito mucho más tranquilo en mitad de las montañas.

Posted by gacela 05:13 Archived in Thailand Tagged templos paisajes Comments (0)

Mandalay

Despedida de Myanmar

sunny 35 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Mandalay es la ciudad más importante del norte de Myanmar y a pesar de su exótico nombre el lugar es más bien una sucesión de calles en cuadrícula sin mucho encanto. Aún así, cuenta con algunos sitios dignos de visitar (templos budistas, como no podía ser de otra manera) y con el impresionante río Ayeyarwady. En todo caso, al tratarse del principal centro de transporte de esta región del país, acabé pasando 3 interesantes días sueltos en la ciudad, que he decidido compilar en un único post.

Mi primera parada en la ciudad me llevó hasta U Bein, donde se encuentra el puente de teca más largo del mundo. Llegamos a este icónico lugar antes de las 5 de la mañana, aprovechando que el autobús nocturno de ese día nos había soltado en la estación a esas horas intempestivas. Así, vimos cómo el sol iba iluminando el horizonte a la vez que el puente cobraba vida con monjes y lugareños cruzando de un lado a otro.

Mandalay-001.jpgMandalay-073.jpgMandalay-111.jpg

La segunda incursión en Mandalay fue sobre 2 ruedas, ya que alquilé una bicicleta y me dispuse a recorrer la ciudad enfrentándome con el intenso tráfico y los cruces sin semáforos. Nunca lo hubiese imaginado, pero resultó una experiencia divertida y una manera estupenda de recorrer la ciudad, que en bicicleta no parece tan inmensa. En este recorrido fui hasta el monasterio budista de Shwe In Bin Kyaung, cuyo templo principal está construido en teca y cuenta con unos relieves preciosos, también en madera. Se trata de un lugar muy tranquilo, por lo menos durante mi visita no había ni un turista y apenas vi un par de monjes relajándose a la sombra con el periódico.

Mandalay-155.jpgMandalay-153.jpg

La siguiente parada en la ruta ciclista me llevó hasta un extraño mercado de jade, que estaba a rebosar de gente y donde las transacciones se hacían en unas mesas de plástico. Aquí lo mismo te encontrabas a una vendedora con 3 piedras ridículas que a un magnate del negocio con la mesa llena de billetes y jades del tamaño de un puño. La verdad, no logré entender en qué consistía este negocio que parecía tener fascinados a los locales. Con la cabeza aún dándome vueltas sobre el jade y sus virtudes, me acerqué al templo más importante de la ciudad, Mahamuni Paya. Los alrededores del lugar estaban llenos de artesanos de la piedra, que trabajaban sobre todo en estatuas de Buda (como no podía ser de otra manera). Y dentro del templo se encontraba un pequeño Buda sentado cubierto de oro. Las capas y capas de pan de oro que ha ido acumulando hacen que el Buda apenas se pueda apreciar. Sin embargo, para ayudar en esta tarea hay cámaras que lo enfocan constantemente y televisiones planas por todo el templo que retransmiten tan interesante imagen fija.

Mandalay-163.jpgMandalay-171.jpg

Mi tercer día en Mandalay fue, sin duda, el más movido, ya que alquilé una moto con conductor para que me llevase a los sitios más alejados de la ciudad. Primero cruzamos el río Ayeyarwady para visitar la colina de Sagaing, cuyas decenas de estupas y pagodas doradas resultan más impresionantes de lejos que de cerca. Subí hasta uno de los templos en lo alto de la colina y con la lengua fuera disfruté más de las vistas que del colorido Buda que adornaba la sala principal.

Mandalay-234.jpgMandalay-194.jpgMandalay-196.jpg

Una vez recuperado el aliento, volví a la moto y fuimos por una pequeña carretera bordeando el río y cruzando poblados formados por casas de bambú hasta llegar a Mingun. Las estupas de este popular pueblo no me parecieron demasiado impresionantes (después de semanas en el país estaba ya un poco saturada de templos budistas), pero podéis opinar vosotros mismos:

Mandalay-207.jpgMandalay-211.jpg

De vuelta en la ciudad, ya sólo me quedaba subir hasta la colina de Mandalay. Agradecí bajarme de la moto, pues tenía ya el culo cuadrado, a pesar de los cientos escalones que me esperaban. La subida a lo alto de la colina fue toda una experiencia, con multitud de tiendas de souvenirs horteras y mujeres preguntándome si quería agua (empecé a cuestionarme por qué todas las dueñas de tiendas de bebidas en Myanmar eran mujeres). Además, al final de cada tramo de escaleras, había un templo diferente, aunque, de nuevo, lo mejor eran las vistas de la ciudad desde arriba.

Mandalay-255.jpgMandalay-263.jpg

En lo alto de la colina, mientras disfrutaba de la puesta de sol, conocí a dos birmanas encantadoras, estudiantes de medicina, con las que estuve charlando hasta que se fue el sol y tuvimos que bajar. Sin embargo, como se nos habían quedado temas en el tintero, nos fuimos a cenar juntas. Pasamos una tarde muy divertida en la oscura Mandalay, donde las calles apenas están iluminadas y te puedes encontrar cosas curiosas como esta ¿gasolinera? atendida por un oso-lámpara.

Mandalay-266.jpgMandalay-185.jpg

Mi despedida de la ciudad y de Myanmar no pudo ser mejor. Hasta experimenté una de las maravillas del sudeste asiático, consistente en ir 3 personas, como mínimo, en un scooter. Siempre me pregunté cómo lo hacían y cuando mis nuevas amigas se ofrecieron a llevarme hasta mi hotel, me pareció una locura, pero acepté y allí fuimos las 3. Menos mal que me dejaron en el medio, que era el sitio más cómodo y que sólo tuvimos que recorrer unas pocas manzanas.

A la mañana siguiente terminaba mi visado de 4 semanas en Myanmar y me despedí con mucha pena de este increíble país, que puede que no tenga los paisajes más espectaculares del mundo, pero cuyos habitantes sin duda se encuentran entre los más hospitalarios.

PD: Aunque ya estoy en España, todavía me quedan muchas historias que contaros de los últimas semanas de mi viaje, así que no os vais a librar de mí tan fácilmente. En todo caso, las fechas del momento exacto en el que estuve en cada sitio aparecen al comienzo del post, justo debajo del título.

Posted by gacela 03:38 Archived in Myanmar Tagged templos ciudades estupas Comments (0)

Monywa y el río Ayeyarwady

Visitando las zonas menos turísticas de Myanmar

sunny 32 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Tras un pequeño paso obligado por Mandalay, que os contaré en el próximo post, puse rumbo al norte para explorar una zona que no está en la ruta habitual de los visitantes del país. Y tengo que admitir que tampoco hubiese estado en la mía de no ser por las recomendaciones de Laura (¡muchas gracias por todos los buenos consejos sobre el país!)

Así que, a las 5 de la mañana me dirigí al embarcadero de Mandalay para subirme a un barco que me llevaría hasta Kyaukmyaung (si el nombre os parece complicado, imaginaros pronunciarlo para indicar tu destino). Había comprado mi billete el día anterior y hasta que no me subí al barco no entendí por qué me habían vendido 2 asientos (¿pensaban que los extranjeros teníamos el culo más gordo y necesitábamos más sitio?) La realidad fue mucho más interesante: ¡no había asientos! Los números que me habían asignado se correspondían con un pequeño espacio en la cubierta del barco, que estaba llena de familias birmanas dispuestas a pasar allí varios días, el tiempo que el barco tarda en hacer el trayecto completo río arriba.

Monya-030.jpgMonya-008.jpg

La experiencia fue, sin duda, interesante, aunque me hubiese gustado poder hablar birmano para charlar con algunos de los pasajeros. Sin embargo, me tuve que conformar con intercambiar sonrisas con unos y otros. También disfruté del paisaje mientras surcábamos este caudaloso río. Y como el trayecto duró 10 horas (y eso que me bajé en la primera parada), me dio tiempo a inspeccionar el barco y su carga, ver a la gente bañándose y acicalándose, echarme una siesta (la actividad favorita de los pasajeros del barco) y llenarme del polvo que el viento traía desde tierra firme.

Monya-037.jpgMonya-013.jpgMonya-053.jpg

Por desgracia, en Kyaukmyaung no hay hoteles, por lo que no pude visitar este pequeño pueblo dedicado a la cerámica y tuve que dirigirme a la ciudad más cercana, Shwebo. Esta antigua capital del reino birmano, allá por el 1760, no conserva absolutamente nada de su época gloriosa, pero fue divertido pasar una tarde-noche aquí y ser la atracción del lugar mientras me paseaba entre los puestos de comida callejera. Al día siguiente llegué a Monywa, otra ciudad con poco encanto, pero cuyos alrededores bien merecen una visita.

Monya-063.jpg

No existe hoja de Excel capaz de contar el número de Budas que vi durante día y medio de exploración por esta zona, así que preparaos. La primera parada en esta ruta budista fue en el templo de Thanboddhay Paya, un lugar con edificios color pastel que parecían sacados de una película de Disney. El templo principal contaba con pasillos y pasillos llenos de Budas de todos los tamaños. Unos grandes en las esquinas y los altares, algunos de los cuales tenían luces de neón a modo de halo, y luego millones de figuras pequeñas que llenaban todos los huecos libres de las paredes.

Monya-068.jpgMonya-064.jpg

Después, mi motorista particular me llevó hasta Bodhi Tataung, que tiene el honor de ser la estatua de pie de Buda más alta del mundo (o eso dicen aquí). Desde luego, resulta impresionante y lo mejor es que te puedes meter dentro y ascender los 130 metros de altura del monumento. Bueno, algo menos porque sólo te dejan llegar hasta los ojos. Las vistas desde arriba se encuentran empañadas por las verjas y la mierda de las ventanas, pero por el camino puedes ver murales interesantes sobre lo que ocurre a los pecadores y las maravillas del nirvana y también saludar a las ratas que viven allí dentro (yo me topé con 2 que me dieron un susto de muerte).

Monya-163.jpgMonya-138.jpg

El resto del recinto contaba con una pagoda, algunos Budas más, incluyendo uno tumbado también bastante grande, y un montón de tiendas de souvenirs. En todo caso, yo había tenido suficiente por un día y necesitaba descansar para continuar la ruta al día siguiente.

Monya-158.jpg

A la mañana siguiente cambié de rumbo, que no de temática, y fui hasta Hpo Win Daung, un extraño complejo en mitad del campo lleno de templos, nichos, cuevas y monos. Todo ello aderezado con infinitas estatuas de Buda. Algunos de los templos también contaban con extrañas figuras, como estos monstruos verdes de la foto (¿serán trolls del mundo budista?)

Monya-176.jpgMonya-181.jpg

Los nichos y cuevas se fueron excavando en la roca a lo largo de 4 siglos (entre el XIV y el XVIII) y allí siguen, al cuidado de unas pocas personas y monjes que te piden donaciones en cada esquina y para disfrute de los escasos turistas que se acercan hasta aquí (yo era la única visitante ese día). Algunos nichos son pequeños y muy simples, adentro apenas cabe la estatua de Buda, mientras que las cuevas cuentan con varias estatuas y están decoradas con murales.

Monya-187.jpgMonya-227.jpgMonya-271.jpg

Me pareció un sitio muy interesante, tanto por los grabados en piedra y los murales como porque no había dorado por ninguna parte. Era la primera vez que me encontraba en un lugar religioso en Myanmar sin cúpulas cubiertas de oro. En todo caso, ya tendría una sobredosis de dorado en los días siguientes, durante mi estancia en Mandalay.

Como supongo que ya os habréis dado cuenta, Myanmar es un país principalmente budista. La práctica de esta religión en el país no ha dejado de sorprenderme desde que llegué. Para empezar, todos los hombres tienen que ser monjes por lo menos 2 veces en su vida, una cuando son niños y otra de adultos. Y en los pueblos se envía a los niños al monasterio durante sus vacaciones, es algo así como nuestros campamentos de verano. Esto implica que hay monjes por todas partes, pero también que muchos de ellos no tienen ningún interés en los hábitos y así ves monjes, que se suponen hacen voto de pobreza, con ipads y teléfonos último modelo dándose una vuelta con sus novias o haciéndose fotos con las turistas. En fin, me dio la sensación de que habían perdido un poco la esencia de la religión, sobre todo teniendo en cuenta que en teoría en este país se sigue una versión más austera del budismo.

Posted by gacela 07:59 Archived in Myanmar Tagged rios templos Comments (0)

Hsipaw

Encuentro con las etnias de Myanmar

sunny 30 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

El movido trayecto en tren que os relaté en el post anterior terminó en Hsipaw, un relajado pueblo situado en el corazón de la provincia de Shan, en el este de Myanmar. Aunque el pueblo no tiene mucho (la típica estupa dorada, un bonito río y poco más), es la base perfecta para explorar una parte del país poco visitada por los turistas.

Hsipaw-295.jpgHsipaw-301.jpg

De esta manera, me uní a una expedición de 3 días por las montañas con Louise y Amy, en la que más que caminar nos sumergimos en otro mundo, donde cuesta creer que nos encontremos en el siglo XXI. Aquí no hay carreteras, sino caminos de piedras y barro que sólo se pueden transitar a pie o en motocicleta (y eso teniendo mucha maña con las 2 ruedas) y la electricidad acaba de llegar.

Hsipaw-250.jpgHsipaw-214.jpg

Los paisajes por el camino fueron preciosos, ya en el trayecto de 3 horas en furgoneta hasta el comienzo del sendero disfrutamos de unas vistas espléndidas (a pesar del mareo que me pillé), pero lo verdaderamente impresionante fue la gente con la que nos cruzamos por el camino, cuya curiosidad por nosotras parecía infinita.

Hsipaw-175.jpgHsipaw-037.jpg

Los numerosos niños de todas las aldeas por las que pasamos no dudaban un instante en perseguirnos por todo el pueblo, saludándonos con la mano y practicando la única palabra que sabían en inglés: hola, mientras que los más tímidos se limitaban a mirarnos de refilón. Sin embargo, no sólo los niños se acercaban a echar un vistazo a estas extrañas extranjeras. Cada vez que paramos a descansar, tomar un té o aceptar la hospitalidad de alguna familia conocida de nuestro guía, algunos adolescentes y adultos se acercaban despacio y sin hacer mucho ruido para observarnos desde lejos.

Hsipaw-057.jpgHsipaw-219.jpg

La hospitalidad de esta gente de las montañas birmanas no tiene límites y entre las numerosas invitaciones que recibimos en nuestro camino, una fue para asistir a una boda. Así que nos pusimos nuestras mejores galas, yo una camiseta que no estaba sudada y mis compañeras unas faldas típicas, que acabaron siendo una de las atracciones del evento ya que las mujeres del pueblo se empeñaban una y otra vez en colocarles las faldas de la manera correcta mientras se partían de la risa.

Hsipaw-147.jpg

La ceremonia se llevó a cabo en la casa de los padres de la novia y fue muy rápida, con unos señores leyendo unos textos y haciendo unas ofrendas en el altar familiar antes de que llegara la pareja (la verdad es que nadie les prestó mucha atención) y luego, con los novios ya allí, dijeron unas oraciones y listo. Después se sirvió abundante comida y todos contentos. También visitamos la casa de los padres del novio, donde nos volvieron a dar de comer. En general, una experiencia muy interesante.

Hsipaw-125.jpgHsipaw-085.jpg

En nuestro último día de caminata nos llevamos un pequeño susto, bueno a Louise casi le da un ataque, cuando vimos aparecer por el pueblo a un grupo de hombres armados hasta los dientes, quien no llevaba un fusil era porque no tenía espacio con el bazuca que portaba al hombro. Eso sí, sólo un par de ellos iban con uniforme completo. Coincidiendo con su llegada, el pueblo se vació de repente, la gente se metió en sus casas y nosotras nos quedamos muy quietas terminando nuestro té y preguntándonos qué coño pasaba. Bueno, alguna idea teníamos de que la guerrilla andaba por allí, pero no nos dejó de sorprender ver a los militares por mucho que nuestro guía nos aseguró que estaban haciendo una ronda rutinaria.

Hsipaw-208.jpgHsipaw-271.jpg

De vuelta en Hsipaw, utilizamos nuestro último día en el pueblo para visitar el palacio del último monarca de la región, que fue asesinado por la junta militar. El sitio se encuentra al cuidado del sobrino del heredero del trono, que se encuentra en el exilio, y su mujer nos contó un montón de cosas sobre la historia familiar y la política del país.

Hsipaw-278.jpg

Al día siguiente, antes de coger el autobús a las 6 de la mañana, fuimos al mercado nocturno del pueblo, donde la gente hace la compra en mitad de la noche y algunos puestos están iluminados por velas. Y así nos despedimos de Hsipaw, con mucho sueño, y pusimos rumbo al siguiente destino.

Posted by gacela 03:32 Archived in Myanmar Tagged paisajes pueblos Comments (2)

(Entries 11 - 15 of 204) « Page 1 2 [3] 4 5 6 7 8 9 10 .. »