A Travellerspoint blog

Pai

Reducto hippie en las montañas tailandesas

storm 30 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Mi segunda parada en tierras tailandesas me llevó hasta el pequeño pueblo de Pai, un lugar que ha sido literalmente absorbido por la infinidad de mochileros que vienen hasta aquí y por los hippies que parecen vivir de manera permanente. La reducida calle principal es una sucesión de restaurantes, alojamientos, agencias de tours y tiendas de souvenirs, a los que, por la noche, se añaden los puestos ambulantes de un mercadillo. La verdad es que me esperaba otra cosa y me decepcionó un poco, ya que me pareció un lugar sin ninguna personalidad, que no era muy diferente de cualquier otro sitio súper-turístico del mundo. Eso sí, Pai se encuentra en una localización privilegiada y sus alrededores son dignos de visitar. La mejor manera de hacerlo es con dos ruedas, así que alquilé una scooter varios días y me dispuse a explorar la zona.

Pai-013.jpgPai-024.jpgPai-070.jpg

La única pega de la moto fue la lluvia, ya que a lo largo del día caían varios chaparrones (no en vano, era pleno monzón). Conducir bajo la lluvia es un auténtico coñazo, así que cada vez que empezaba a llover yo paraba y me refugiaba en el primer techado que se cruzaba en mi camino. A pesar de las continuas paradas, me dio tiempo a visitar sitios interesantes y alejarme de las multitudes. La carretera que salía de Pai ya era de por sí impresionante, pues se atravesaban colinas verdísimas. Uno de los lugares que más me gustó de la zona fue una cueva, que sólo se podía visitar con guía y donde una balsa de bambú te acercaba hasta las distintas cavidades a través de un riachuelo oscuro.

Pai-026.jpgPai-031.jpg

La guía nos llevaba con un farol de gas que además de iluminar hacía un ruido fantasmagórico, muy apropiado para el lugar en el que nos hallábamos, pues en una de las cuevas se habían encontrado unos sarcófagos de madera. Además, entre las estalactitas y estalagmitas habitaban unas arañas enormes, con unas patas kilométricas. En definitiva, fue una excursión muy entretenida.

Pai-032.jpg

Para culminar mi visita a esta zona de Tailandia, me apunté a una expedición de rafting de 2 días. El río no llevaba demasiada agua, así que apenas había rápidos y los que había no eran muy movidos. Sin embargo, el capitán se esmeró para que el trayecto fuera lo más divertido posible y las vistas desde el agua fueron increíbles. Estábamos en mitad de la selva, rodeados de una vegetación exuberante y hasta tuvimos la ocasión de ver una serpiente pitón colgando de una rama sobre el río.

Pai-052.jpgPai-059.jpg

Dormimos esa noche en un campamento junto al río, con el ruido del agua y de los bichos del lugar como única compañía. Como no podía ser de otra manera, la cena nos supo a gloria y pasamos la noche charlando y jugando a las cartas a la luz de las velas. A la mañana siguiente retomamos la balsa y salvo un palazo en la jeta que me llevé de una de mis compañeras de embarcación, llegamos a nuestro destino sin más contratiempos, aunque con los brazos un poco doloridos de tanto remar.

Y de esta manera terminé mis aventuras en Pai y puse rumbo a Chiang Rai, una interesante ciudad en el norte del país de la que os contaré en el próximo post.

Posted by gacela 11:39 Archived in Thailand Tagged rios cuevas paisajes

Email this entryFacebookStumbleUpon

Table of contents

Be the first to comment on this entry.

Comments on this blog entry are now closed to non-Travellerspoint members. You can still leave a comment if you are a member of Travellerspoint.

Login