A Travellerspoint blog

Entries about ciudadelas

Hue

Impresionante ciudadela

sunny 35 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Nuestra visita a Hue fue realmente exprés, pues llegamos a la ciudad a las 7 de la mañana y nos marchamos a eso de la 1 de la tarde. Eso sí, a pesar del sueño y el cansancio después de haber pasado la noche en un autobús, la visita a la ciudadela de Hue mereció todos los esfuerzos y logró que abriéramos la boca no sólo para bostezar. Este lugar patrimonio de la humanidad se encuentra junto al río del Perfume y su construcción comenzó a principios del siglo XIX para albergar a los emperadores de la dinastía Nguyen.

P1050574.jpgP1050577.jpg

La ciudadela se construyó siguiendo los mismos principios que la ciudad prohibida de Pekín y, de esta manera, el inmenso recinto está compuesto por residencias imperiales, templos, murallas y fosos. La impresionante entrada principal estaba llena de turistas, pero una vez nos adentramos en las zonas menos restauradas, éstos desaparecieron casi por completo y pudimos disfrutar de los edificios a nuestras anchas. Antes de eso, descubrimos una habitación del trono en la que se podían alquilar disfraces y hacerse fotos simulando ser el emperador en plena audiencia real. Todo un éxito con los turistas vietnamitas.

P1050579.jpgP1050587.jpg

Como es habitual en Vietnam, las opciones para recorrer la ciudadela eran muy variadas para satisfacer las necesidades y los bolsillos de todos los turistas, elefante incluido. Después de un par de horas de caminata en el asfixiante calor de Hue incluso miramos con envidia esta calesa, aunque pensamos que ese caballo enano no sería capaz de cargar con nosotros.

P1050612.jpg

Así, seguimos nuestra exploración a pie y descubrimos casas medio derruidas, otras recién restauradas que estaban vacías por dentro y un montón de puertas con intrincadas decoraciones. Todo ello en un amplio espacio, con lagos de diferentes tamaños y mucho verde, a veces algo salvaje.

P1050608.jpgP1050610.jpgP1050623.jpg

También aprovechamos para entrar en algunos de los templos que salpican el recinto. La mayoría de ellos eran pequeños, pero tenían unos interesantes interiores, recubiertos en madera. Eso sí, no parecía haber nadie que hubiese ido hasta allí para rezar.

P1050614.jpg

En definitiva, pasamos 6 horas muy intensas en Hue, que aprovechamos en su totalidad para visitar la impresionante ciudadela que ha puesto en el mapa a esta ciudad en pleno centro de Vietnam.

Posted by gacela 08:56 Archived in Vietnam Tagged templos ciudadelas Comments (0)

Ninh Binh

overcast 35 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Después de una semana en Vietnam, nos alejamos de las multitudes visitando la fascinante región de Ninh Binh. Aunque sólo estuvimos aquí un día (las exigencias de unas vacaciones de 15 días), nos encantó recorrer la zona con las motos que alquilamos. Una vez que salimos del mogollón de la ciudad, que, por otro lado, no tenía nada de interés, las carreteras estaban prácticamente vacías y fue una gozada conducir entre las rocas kársticas que constituyen el paisaje de esta región en nuestro camino a las diferentes atracciones.

La primera parada en nuestro recorrido del día fue en un pequeño templo en mitad de ninguna parte. Para nuestra sorpresa, las puertas del recinto estaban cerradas y ya estábamos pensando en darnos la vuelta, cuando se nos ocurrió llamar. Al poco rato apareció una viejecita enjuta, que parecía ser centenaria y que por señas no indicó que pasásemos y nos enseñó el lugar.

P1050408.jpgP1050419.jpg

Después nos dirigimos a Trang An, un autodenominado eco-parque natural, donde alquilas una barca con remera que te da un paseo por el río durante un par de horas. El sitio estaba lleno de turistas vietnamitas y, en algunas ocasiones, las barcas tenían que ir en fila india. Aún así, el paisaje era realmente espectacular. Las formaciones rocosas a los lados del río nos recordaron a las de la bahía de Ha Long.

P1050427.jpgP1050442.jpg

Además, cada dos por tres el río continuaba a través de las rocas y allí nos metíamos en unas cavernas diminutas, en las que teníamos que agacharnos para no darnos con la cabeza en el techo y donde la barca apenas cabía. La pericia de nuestra remera para navegar por allí nos dejó alucinados.

P1050448.jpgP1050450.jpg

En pocas palabras, Trang An nos encantó, a pesar de casi morir achicharrados, ya que se nos olvidó llevar el complemento más importante de cualquier viaje en barca: un paraguas para protegernos del sol. Fueron 2 horas deslizándonos lentamente por el río y disfrutando de cada nuevo paisaje que iba apareciendo ante nuestros ojos. Hasta vimos algún remero utilizando los pies en lugar de las manos para remar, ¡todo un espectáculo!

P1050434.jpgP1050443.jpg

Nuestro siguiente destino fue en uno de los complejos budistas más grandes de la región (y, claro, el mayor de Vietnam) de nombre Bai Dinh. Las dimensiones del lugar son difíciles de describir, ya que los edificios se sucedían uno detrás de otro a lo largo de la ladera de una montaña. En lo más alto no faltaba una estatua de Buda (en plan mochilero) controlando el horizonte.

P1050496.jpg

Las puertas de la pagoda más grande estaban custodiadas por un Buda sonriente y el interior estaba tan sobrecargado de dorado y estatuas de Buda (tres inmensas y más de un centenar pequeñitas) que no sé muy bien cómo alguien puede rezar allí. Cuando menos, se trata de un sitio curioso.

P1050481.jpgP1050482.jpg

No exploramos demasiado el complejo porque hacía un calor agobiante y, además, era la hora de comer. Por cierto, aprovechamos para probar la especialidad local: cabra, que degustamos enrollándola nosotros mismos con una mezcla de lechugas y una salsa muy rica. Tras la parada culinaria pusimos rumbo a la ciudadela de Hoa Lu, que fue la capital de Vietnam en el siglo X y de la que todavía se conservan interesantes edificios.

P1050517.jpgP1050525.jpg

Por último, que no por ello menos espectacular, vimos la zona conocida como Tam Coc (muy parecida a Trang An, donde habíamos pasado la mañana) desde lo alto de una montaña. Estaba a punto de anochecer y tuvimos que darnos prisa en subir los cientos de escalones que llevaban hasta una pequeña pagoda desde donde obtuvimos estas increíbles vistas. La mejor manera posible de acabar nuestro intenso recorrido por la zona.

P1050545.jpgP1050550.jpg

Resumiendo, Ninh Binh ofrece muchísimas atracciones en una zona relativamente pequeña, pero, sorprendentemente, apenas hay turistas. Recorrer los alrededores con una moto resultó ser una experiencia genial. Y los paisajes rivalizan con los de la bahía de Ha Long (a mi hermana incluso le gustaron más). Una pena que sólo dispusiéramos de un día para visitar esta región de Vietnam.

Posted by gacela 09:14 Archived in Vietnam Tagged templos paisajes ciudadelas Comments (2)

(Entries 1 - 2 of 2) Page [1]