A Travellerspoint blog

Entries about volcanes

Kawah Ijen

Bajada a los infiernos

sunny 15 °C
View Vuelta al mundo on gacela's travel map.

Mi intento de pasar unos días en una playa balinesa, alejada de las montañas por una vez, no tuvo ningún éxito, pues después de recorrerme todo el pueblo de arriba a abajo fui incapaz de encontrar alojamiento a un precio razonable. Así que, igual de rápido que había llegado, me fui con mis bártulos a otra parte, concretamente dejé atrás Bali, crucé el estrecho del mismo nombre y me planté en Java.

SAM_2289.jpg

De esta manera llegué a Banyuwangi, una ruidosa ciudad sin ningún encanto, pero punto de partida de las expediciones al volcán Ijen. Aquí opté por una excursión nocturna al volcán y no me arrepentí de la decisión, a pesar de que el tour comenzó a la 1 de la madrugada. Sin poder parar de bostezar, recorrimos en todoterreno los 50 kilómetros que nos separaban de la base de la montaña, lo que nos llevó un par de horas, así que os podéis imaginar el estado del camino. A eso de las 3 y media de la mañana, en plena noche cerrada y con un frío de muerte comenzamos la ascensión a la montaña. Veíamos lo justo para poder caminar, pero no teníamos ni idea de dónde nos estábamos metiendo. Tras una hora y media de camino llegamos al borde del cráter del volcán y divisamos en el fondo unas luces azules. Hacia allí nos dirigimos flipados por los colores azulados que salían de la montaña. Era el denominado fuego azul, provocado por el azufre líquido al quemarse, y que sólo se puede apreciar por la noche.

A07015962219AC681772421C448C1B0F.jpgSAM_2311.jpg

Descendimos, todavía de noche, hasta la mina de azufre de donde provenía el fuego azul y donde unos pocos mineros se afanaban en recoger enormes pedazos de azufre. El olor allí abajo era insoportable, aún con las mascarillas, especialmente cuando el viento lanzaba los gases en nuestra dirección, aunque no parecía molestar a los mineros, que sólo paraban para conseguir algún que otro cigarrillo de los turistas y fumárselos (supongo que la nicotina es el menor de sus problemas). Por otro lado, el lago volcánico creado en la caldera del volcán tenía un color azul irreal, generado por la cantidad de azufre del lugar. Y así comenzó a amanecer lentamente haciendo desaparecer el azul de los fuegos, pero ofreciéndonos en contraprestación unas vistas del cráter en cuyo fondo nos encontrábamos.

SAM_2328.jpgSAM_2339.jpg

Una vez que los mineros sacan los trozos de azufre picando en el suelo, llega la parte jodida: transportar el material fuera del cráter. Este transporte se hace en unas cestas de mimbre unidas por un palo de bambú y que transportan al hombro. Los mineros cargan entre 50 y 80 kilos en las cestas y hacen normalmente 2 viajes al día, ganando de esta manera la pequeña fortuna de 10€ al día. En fin, unas condiciones de trabajo muy duras, que se reflejan en sus caras y sus cuerpos, sin un gramo de grasa.

SAM_2353.jpgSAM_2345.jpg

En el camino de vuelta al todoterreno pudimos apreciar con la luz del día el sendero por el que habíamos caminado la noche anterior (todo parece tan diferente cuando ves por donde andas) y, por supuesto, disfrutar de la panorámica del volcán y su lago desde lo alto.

SAM_2355.jpgSAM_2361.jpg

Las vistas hacia el otro lado tampoco estaban nada mal. Nos encontrábamos por encima de las nubes, cuyo manto se desplegaba kilómetros y kilómetros, sólo interrumpido por los picos de otros volcanes que sobresalían entre el blanco.

SAM_2359.jpgA08735FA2219AC6817F33745DCD346C9.jpg

Ese mismo día, que creo que ha sido el día más largo de la historia, me uní al plan de una pareja de holandeses de mi grupo que había alquilado un coche con conductor y llegamos hasta Malang, donde nos plantamos a última hora de la tarde, tras 7 horas de coche por una carretera de doble sentido y tráfico infinito. En todo caso, las aventuras en Malang las dejo para el siguiente post.

Posted by gacela 04:13 Archived in Indonesia Tagged java montañas volcanes Comments (0)

(Entries 1 - 1 of 1) Page [1]